Mi lugar favorito de Estambul

No apto para turistas, guarda el secreto…

Recuerdo como si hubiera sido ayer, ese momento en que aterrizó el avión y por la ventana se veía un letrero que decía Hoş geldiniz – Bienvenido. Era mi segunda vez aquí, en Estambul, la que una vez se llamó Constaninopla. Había vuelto, y aún recuerdo mi primera vez, fue mágica, no sé que tenía esta ciudad pero me enamoré puede ser de su gente, de su comida, de sus colores, de sus mezquitas, de sus atardeceres, de su historia.

vista de Sirkeci Terminali desde el ferry


El día que llegué andaba sola, y lo primero que visité fue mezquita azul, en mis libros de historia se veía magnífica y no me decepcionó. Llegué asustada por no saber el idioma, de perderme y no poder comunicarme, pero así con miedo y con muchas ganas de explorar había quedado de ver a un amigo del pasado. Él muy amablemente me explicó como llegar a Asia, sonaba muy complicado con nombres extraños que no tenían significado, pero aún así llegué a la estación Sirkeci Terminali.

Kız Kulesi

Mi mente explotó cuando entré a la estación, las personas usaban el ferry como algo cotidiano como cuando te subes a un autobús o un camión. En el momento en que se zarpa, se puede escuchar un sonido que siempre me pone la piel de gallina, no sé pero me encanta. Cuando entras al ferry hay dos pisos, en el primero venden dulces, té o kahve, pero mi parte favorita es la de arriba porque no tiene ventanas y puedes sentir el aire en la cara. En los días fríos se encuentra vacía pero aún así vale la pena por sus vistas mágicas, ver el sol esconderse tras las mezquitas, podría hacer estos viajes por siempre y nunca cansarme de las vistas. 

al final del camino se encuentra Haydarpaşa


Cuando llegué al puerto de Kadıköy, me esperaba mi amigo, llevamos años sin vernos y fuimos a un Çay Bahcesi ó jardín del té. Al salir de la estación dimos vuelta a la derecha, caminamos como 5min y llegamos a la entrada de un malecón, ahí tienen un camino sobre el mar tiene unas piedras enormes donde el mar choca y aveces puedes encontrar uno que otro loco sentado sobre esas piedras. A 10 o 15 minutos más se puede ver una pequeña colina donde subimos por unas escaleras super inclinadas, que vale la pena ya que cuando llegas a la cima hay un montón de sillas donde la gente llega a tomar el té o un kahve, o como ellos le dicen un Çay Bahcesi. Cuando me senté vi como el sol se escondía esos naranjas y amarillos detrás de las mezquitas, en ese momento esa ciudad se volvió mía, una parte de mi se quedó ahí.

Mi lugar:

Blog Post Title

What goes into a blog post? Helpful, industry-specific content that: 1) gives readers a useful takeaway, and 2) shows you’re an industry expert.

Use your company’s blog posts to opine on current industry topics, humanize your company, and show how your products and services can help people.